Caption
11
Caption
11

Jarrones

¨Emiliano Céliz nos muestra obras que recorren el camino del artesano al artista. Una senda sin retorno que va del noble oficio del platero al creador de obras de arte que transcenderán seguramente el tiempo en que han sido creadas.
… su inquietud incansable, “la luz que alumbra el corazón del artista” que señalo alguna vez Yupanqui, pudo más y el viaje iniciático continuó con rumbo al arte, esta región donde hoy habitan sus obras. En ellas, Céliz nos cuenta su propia historia, nos revela pliegues de su alma, nos muestra formas que se mueven a su alrededor entre las montañas y lagos de la Patagonia, pero que han logrado trascender la mera alusión paisajística de las artesanías para volverse universales, sin lugar ni época, formas en estado puro, puramente bellas. Más que pintar su aldea, ha plasmado en objetos únicos el movimiento que lo circunda y que es el latido de la tierra, la naturaleza de la cual él obtiene su materia prima para convertirla en futuro. ¨

Oscar Smoljan // Director Museo Nacional de Bellas Artes Neuquén (en ocasión de la muestra realizada en dicho museo en el año 2014)

Reseña

“…Orfebre notable, espíritu inquieto, Emiliano Céliz tiene encerrados en sus jarrones y objetos varios el espíritu de las montañas, las lluvias, las cascadas, la nieve y el viento del lejano sur. Emiliano nació en la ciudad de Córdoba (Argentina) y se inició joven en los secretos de la platería tradicional, trabajando allí como reconocido artesano, con un ritmo de producción que alcanzó el millar de ejemplares de todos los modelos históricos y a través de las diversas técnicas del oficio. Pero, poco a poco, dos inquietudes simultáneas y muy hondas lo fueron arrastrando hacia nuevos territorios: por un lado el llamado de la naturaleza agreste y el deseo de sentirse parte de ella, y por el otro la seducción de la creación artística, con sus riesgos ciertos y sus cumbres posibles. Dos llamados muy fuertes que Emiliano consiguió integrar positivamente al mudarse a San Martín de los Andes para vivir los ritmos naturales y sumergirse en nuevos desafíos de una manera nueva y absolutamente personal para encarar su quehacer orfebreril. Es fácil ver cómo las obras recientes de nuestro artista son capaces de hacer vibrar la rigidez del metal al compás de los destellos de luz que bailan sobre las texturas, cómo tiemblan las ondas que él inscribe sobre la superficie acerada, cómo aparecen ramas, hojas y flores donde hay apenas breves líneas que las insinúan, cómo al ir rodeando cada vaso se perciben gotas o torrentes que dialogan con el espectador...¨

Alberto Bellucci // Director del Museo Nacional de Arte Decorativo, Buenos Aires, Argentina (en ocasión de la muestra ¨Esencia del Paisaje¨ realizada en dicho museo, año 2015)

Atelier

En el ADN de toda artesanía el oficio es determinante, al punto que ella no es posible sin él. Pero no basta con el dominio de la técnica; también se requiere un profundo saber sobre la cultura que la gesta y contiene. Esta matriz cultural es la que “recibe” a cada artesano contemporáneo con sus cánones y manifestaciones predeterminadas. Está en él, crecer en la comodidad de tales patrones estéticos, ó soltar amarras y navegar por aguas desconocidas, tal como lo hizo Emiliano. El desafío de la nueva artesanía consiste en diseñar aquellas expresiones innovadoras que vinculen a cada creador con su tiempo y entorno. Los Céliz contienen secretos atesorados en la naturaleza patagónica y en la alquimia del oficio, y además, descubren en sus formas innovadoras el cambio que nos identifica. Allí está el mérito de Emiliano Céliz en estas creaciones únicas. Bellos, sus jarrones trascienden las formas clásicas y atesoran aquellos secretos que en armonía con la naturaleza patagónica, se nos permite descubrir en proporciones, huellas, sensaciones...¨

Roberto Vega Andersen // Experto en Arte Popular Iberoamericano

Exposiciones

Principales
Permanentes

Contacto